En el 2014 descubrimos que nuestro futuro no estaba en una institución mental y decidimos escapar para convertirnos en asesinos seriales de malas ideas. Creemos que nos ido muy bien desde que tomamos la iniciativa, nos recomiendan y nuestra influencia se ha expandido en Argentina, Chile, Estados Unidos y Venezuela, mejor aun aprendimos a moldear nuestros oscuros pensamientos y a sacarle provecho a la espontaneidad, la pasión y el arte detrás de estos, lo que nos ha ayudado en nuestros diagnósticos y ha sido bien recibido por nuestros socios. Ahora utilizamos nuestra astucia para crear estrategias creativas y persuasivas que ayudan a las marcas a cumplir cada uno de sus objetivos.

Un poco de locura nunca lastimó a nadie...